Una historia de éxito

El éxito no es algo que cae del cielo de la noche a la mañana, para lograrlo hay que trabajar duro, tener constancia y mucha disciplina. Tenemos que hacer frente a las dificultades y aprender de todos los errores. No importa cuantas veces fallas, no perder de vista tus objetivos es lo que realmente y en algún vale la pena y en algún momento tu trabajo y esfuerzo serán recompensados, solo tienes que creer y tener fe  en Dios y luego en ti mismo en todo momento.

Cómo no darse por vencido en el camino al éxito.

Una historia de éxito

Una de las historias más increíbles del emprendimiento es la del creador de la receta de pollo frito más famosa en todo el mundo, el único Coronel Sanders. Este hombre no lograría su sueño sino hasta los 65 años de edad, lo que demuestra que la perseverancia es una de las claves más importantes para lograr todo lo que deseas.

Sanders sufrió la pérdida de su padre cuando tenía solo seis años de edad, esto lo obligó a hacerse cargo de sus hermanos, incluyendo la preparación de la comida. A los siete años ya era todo un experto en la cocina y durante mucho tiempo trabajó en una gran cantidad de lugares, incluyendo restaurantes. Desde muy joven ideó una receta del pollo frito totalmente única, todas la amaban y él soñaba con que todo el país pudiera probarla.

Fue hasta los 40 años que pudo reunir el dinero y los recursos para colocar un pequeño restaurante en Kentucky. Pero tan solo unos pocos años después una super carretera construida muy cerca desvió todo el tráfico, lo que llevó su negocio a la quiebra. Después de pagar sus deudas, sus ingresos quedaron reducidos a una pensión de $105 dólares mensuales.

El origen de KFC

Pero eso no le impidió seguir creyendo en el poder de su receta de pollo frito, aun cuando tuvo que pasar por muchas situaciones duras, a la edad de 65 años comenzó a viajar por el país en su coche y preparar su receta secreta en todos los restaurantes posibles. Si al dueño le gustaba, firmaban un trato en el que Sanders recibiría un centavo por cada pollo vendido.

Más de 2.000 establecimientos le rechazaron, pero eso no le impidió continuar. A los 74 años tenía 600 restaurantes en Estados Unidos y Canadá, en 1964 vendió parte de sus acciones a inversores por varios millones de dólares. Hoy, KFC está presente en muchos países de todo el mundo y es una empresa multimillonaria.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *